Virtudes de una dieta proteica

Virtudes de una dieta proteica

Es imprescindible conocer cuáles son las funciones de las proteínas en el organismo a la hora de comprender los beneficios que una alimentación a base de estas puede proporcionarnos.

Entre sus propósitos principales podemos destacar:

Producir tejido corporal Regular la comunicación intercelular Proveer de una red defensiva contra cuerpos extraños y factores medioambientales dañinos. Optimizar  reacciones químicas del organismo al funcionar como catalizadores. Actuar como receptoras de señales en procesos celulares, determinando la realización de reacciones físicas como la contracción. Transportar sustancias a través del organismo.  Ventajas de la dieta proteica

Habiendo comprendido la variedad de funciones vitales que controlan y el papel imprescindible que juegan las proteínas en el funcionamiento constante e indetenible de nuestro organismo, podemos analizar a continuación cuales son los beneficios reales al consumir este tipo de nutrientes.

Proteínas para la pérdida de peso

Una de sus cualidades más elogiadas es la de permitir una considerable pérdida de peso en un corto periodo de tiempo. Según estudios, es posible deshacerse de hasta 5 kilogramos en la primera semana del régimen.

La masa muscular permanece intacta, solo afectando, este procedimiento, a las grasas excedentes e indeseadas. Gracias a su efecto saciante, evita que a causa del hambre ingieras de forma excesiva otros alimentos pocos saludables. Al ser un macronutriente incrementa fácilmente tus niveles de energía y hace que permanezcas satisfecho por un mayor periodo de tiempo.  Rica en variedad; A diferencia de otras dietas, cuando decidimos optar por la proteína, la diversidad de productos que podemos consumir es sustancialmente mucho más amplia.                    Carne de res magra Pescado Pollo Soja Tofu Frijoles Productos lácteos bajos en grasas Potencia la regeneración celular

Piel, uñas, cabello, huesos y músculos son algunos de los componentes que se beneficiaran con una dieta rica en proteínas.

Si utilizamos vegetales en sustitución de las carnes podremos aprovechar todas sus virtudes sin tener que preocuparnos por un aumento perjudicial en nuestros niveles de colesterol. Acelera nuestro metabolismo, por lo que eliminaremos las calorías con mucha más prontitud. Tiene efectos positivos sobre ciertas condiciones médicas: Ayuda a regular la tensión arterial. Reduce la apnea del sueño. Favorece el control de la diabetes. No posee efecto rebote; Durante el periodo que se realiza la dieta no se pierde masa muscular. De hecho, con el entrenamiento adecuado y un medido consumo de líquidos es posible incrementarla con facilidad, por esta razón no se debe temer a este tipo de consecuencias.

Podemos concluir que a la hora de combatir un exceso de grasa en nuestro cuerpo, la dieta proteica (realizada siempre bajo el debido monitoreo de un especialista) es una de las opciones más eficientes y saludables. Su acción rápida, en combinación con los múltiples beneficios que provee, le concede gran aprobación entre sus practicantes y si añadimos una gran versatilidad de alimentos a la hora de conformar nuestro menú, no queda duda de su justamente ganada popularidad.

Un régimen diseñado para la comodidad y el confort del consumidor; sin sobresfuerzo y con grandes resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *