TRATAMIENTO DE LA PATA DE GANSO

CAUSA, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTO DE LA PATA DE GANSO

Encontramos la pata de ganso en la parte lateral interna de la rodilla, debajo de la línea articular. Posee una amplia zona de inserción tendinosa en la meseta tibial interna y una bolsa sinovial para amortiguar golpes y roces. La pata de ganso está formada por los tendones de tres músculos: Grácil, Sartorio y Semitendinoso.

Como nos encontramos la tendinitis de la pata de ganso

La tendinitis de la pata de ganso es una patología proveniente de aquellas personas que poseen problemas de pisada, exceso de ejercicio físico o problemas relativos a la zona lumbar y pelvis.

La tendinitis de la pata de ganso nos provoca un problema de irritación e inflamación del tendón de inserción de los tres músculos nombrados anteriormente. Nos lo podemos encontrar en cualquier persona, pero suele ser más frecuente en corredores y mujeres de mediana edad.

Síntomas de la tendinitis de pata de ganso

Lo que más caracteriza este síntoma es el dolor, suele ser constante y con picos nocturnos, aunque siempre se presenta dolor intenso al palpar la zona interna de la rodilla que puede verse tumefacta.

Como toda tendinitis, en su fase inicial puede doler únicamente al iniciar cualquier tipo de ejercicio físico: moverse, correr, agacharse… Aunque durante el calentamiento puede llegar a desaparecer, pero el dolor vuelve cuando terminamos de hacer la actividad física correspondiente.

Causa de la tendinitis de pata de ganso

Siempre se suele hacer alusión a que la causa es por problemas en la pisada o por el ejercicio físico, sin embargo, aunque pueden ser una causa, hay más factores que pueden causar la tendinitis de pata de ganso.

Los expertos, fisioterapeutas en alicante, advierten de que puede tener relación con la zona lumbar y la pelvis, dado que los tres tendones de la pata de ganso vienen de músculos provenientes de la pelvis. Estos problemas pélvicos y lumbares suelen estar provocados por reflejos patológicos de útero en el caso de la mujer y próstata en el del hombre.

Si el origen de la tendinitis es la alteración de alguno de estos órganos, la afectación suele darse en ambas rodillas o en su caso mas frente en la derecha.

Tendinitis de la pata de ganso en corredores

Suele ser un mal frecuente en toda aquella persona cuyo ejercicio físico se centra en el ejercicio aeróbico. Esto viene dado a que correr genera un gran impacto para algunas estructuras de nuestro cuerpo, generando un desgaste y así terminar en lesión o patología como lo es la tendinitis de la pata de ganso.

Por ello, es conveniente que los corredores hagan un programa de entrenamiento adecuado, donde se encuentre un calentamiento previo a la practica deportiva, un entrenamiento que respete los limites del individuo y una vuelta a la calma con sus estiramientos correspondientes. Estos factores contribuyen a prevenir la aparición de una tendinitis de la pata de ganso en corredores.

Tratamiento de la tendinitis de la pata de ganso

Depende del enfoque que le de el especialista, en este caso un fisioterapeuta. Pero si que debe incluir estiramientos, tratamientos naturales para la disfunción del útero o de la próstata, así como cambios alimenticios.

Además, dentro del protocolo de tratamiento, se establecerá cuales serán las herramientas más efectivas para cada deportista dependiendo de su necesidad especifica. Las técnicas más comunes son:

  •  La aplicación de ultrasonidos.
  •  Estiramientos pasivos progresivos.
  •  Crioterapia o termoterapia.
  •  Masajes.
  • Electroterapia.
  •  Vendajes neuromuscular o kinesiotaping.
  • Cyriax.

Auto-Masaje para su tratamiento

Es una herramienta a tener en cuenta para aumentar el riego sanguíneo en la zona, mejorar la circulación y disminuir las tensiones.

La experiencia recomienda este tipo de tratamiento para los músculos acortados implicados en este problema, a base de estiramientos.

En conclusión

La pata se ganso esta formada por 3 músculos (sartorio, grácil y semitendinoso). Se presenta de una forma más propensa en corredores y mujeres de mediana edad. Las causas más frecuentes suelen ser la pisada, el exceso de ejercicio o la disfunción visceral. El tratamiento incluye uso de frio para la inflamación, auto-masajes, otros agentes físicos y estiramiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *