Recetas en Mason Jars para ser la envidia de la oficina

El uso de las Mason Jars, o frascos Mason, para llevar la comida diaria a la oficina se está extendiendo de forma exponencial. Es importante recordar que este tipo de objeto ofrece una adaptabilidad muy importante y que resulta mucho más sano que la clásica fiambrera. Al poder calentarse en el microondas siempre degustará una comida fresca, saludable y a una temperatura ideal. Os proponemos una serie de recetas muy sencillas para poder sorprender a todos sus compañeros de trabajo con unos platos tan nutritivos como deliciosos.

Macarrones con salsa de champiñones

Ingredientes: unos setenta y cinco gramos de macarrones, crema de champiñones (puedes hacerla tú mismo o bien comprarla hecha), daditos de pavo/pollo, queso rallado y especias al gusto.

¿Cómo se hace? Se hierve la pasta de la forma tradicional, se escurre bien y se coloca en el fondo del frasco. Se añaden el resto de ingredientes, la crema siempre al final así como el toque de especias. Se calienta en el microondas en el trabajo y ¡listo para comer!

Lentejas con verduras (ensalada)

Ingredientes: ochenta gramos de lentejas, pimiento rojo, pimiento verde, cebolla, sal, vinagre de jerez y aceite de oliva.

¿Cómo se hace? Se cortan las verduras en dados pequeños. Se cuecen las lentejas en agua con sal. Cuando estén blandas y escurridas se ponen en el fondo del frasco. Se añaden las verduras, se aliña. Se cierra el frasco y se agita levemente. Podrá tomar esta deliciosa ensalada en cualquier momento.

Pizza

Ingredientes: verduras (pimiento verde y rojo, olivas, tomate, cebolla, champiñones, queso rallado e ingredientes al gusto (chorizo, jamón york, atún…etc.).

¿Cómo se hace? Se coloca en el fondo del frasco la salsa de tomate, se añaden las verduras, los ingredientes que prefiramos y finalmente un toque de orégano. Se mete tres minutos a la máxima potencia en el horno y voilá.

Ensalada de atún

Ingredientes: guisantes, maíz, zanahorias, frutos secos y atún.

¿Cómo se hace? En el fondo del frasco se deposita una salsa al gusto. Sobre la misma se ponen las verduras antedichas y también las que más le gusten. Al final se añade el atún. Se aliña. Se agita suavemente y se degusta.

Noodles

Ingredientes: noodles (un puñado), dos cucharadas de mezcla de verduras asiática (o a su gusto pero que incluyan al menos brotes de soja), dos cucharadas de carne de pollo (si es del que ha sobrado de una preparación anterior mejor), cincuenta gramos de cebolla, salsa de soja (una cucharada), especias asiáticas.

¿Cómo se hace?

Se cuecen los noodles de la forma tradicional, se escurren bien y se depositan en el frasco. Se dejan enfriar. Con las especias asiáticas y la salsa de soja hacemos una pasta. Añadimos la pasta a los noodles. Desmigamos el pollo y añadimos.  Terminamos con las verduras, un poco de coriandro y ¡ñam, ñam!

Como habrás podido comprobar,  lo que se busca en cada receta es casi la deconstrucción de los platos más tradicionales. Al introducir el tenedor hasta el fondo e ir ascendiendo se van añadiendo todo tipo de ingredientes para provocar en la boca la misma reacción que si nos comiéramos un plato con estos mismos ingredientes.

Lo mejor de todo es que primero evitamos tener que tirar de fast food o de menú del día para comer. Escogemos los ingredientes de nuestro gusto para crear un plato de una forma distinta. Ingerimos vitaminas, proteínas y minerales de forma más sana. Apostamos por mejorar nuestra comida y nuestra dieta lo que repercute directamente en nuestra calidad de vida y en nuestro estado de salud.

Todo lo que suponga mejorar nuestra forma de comer de manera diaria ha de ser bienvenido. Ensaladas, pizzas, pasta y una larga lista de recetas están ya esperando a que su mason jar se convierta en una manera distinta de cocinar y sobre todo de transportar este tipo de platos a su puesto de trabajo.  Al final de año notará cómo ha dejado de engordar y también cómo su rendimiento aumenta al haber perdido apenas diez minutos preparando su comida con ingredientes llenos de propiedades. Dígale adiós a sus cheques de restaurante y dele una cálida bienvenida a su mason jar. Saldrá ganando con el cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *